Devocionales DOMINGO DEVOCIONAL

Las cualidades de Josué, el sucesor de Moisés

Las cualidades de Josué, sucesor de Moisés

Cuando veo la vida de Josué en el Antiguo Testamento, me sorprende gratamente ver como pasa gran parte de su tiempo bíblico sirviendo a Moisés y a Dios.

Josué fue uno de los 12 espías que Moisés envía a la tierra prometida. Junto con Caleb, fue el único que quería conquistarla a pesar de los hombres que la habitaban. Y con esto casi son apedreados.  Su vida refleja muchas actitudes que como cristianos debemos desear desarrollar.


  1. Sirve a su autoridad en todo tiempo: 

Josué respetaba la figura de líder que Moisés representaba. Dios nos manda a nosotros también a respetar a nuestros líderes.

“Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.” – Romanos 13:1-2

Cuando Moisés sube al monte Sinaí por 40 días y 40 noches, el pueblo lo cree muerto y se revela contra Dios. Un hombre ambicioso pudo haber aprovechado la oportunidad para auto proclamarse el nuevo líder de Israel, pero Josué espera a Moisés y desciende junto con él.

Josué sabía que Dios es quien tiene la capacidad de nombrar y poner autoridades. Así que él sirve a su autoridad y espera pacientemente por su tiempo.

Es un ejemplo del siervo fiel en lo poco al que se le dará mucho.


  1. Pasa gran parte de su tiempo con Dios: 

“Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo.” – Éxodo 33:11

Que impresionante que se diga que nunca se apartaba del tabernáculo. Evidentemente en algún momento tenía que salir de ahí, pero lo que nos quiere dar a entender este versículo es que Josué pasaba gran parte de su tiempo con Dios. ¿La gente puede decir eso de nosotros? ¿Realmente invertimos la mayor cantidad de tiempo posible en nuestra relación con Dios?

El hecho de que Josué se convierta eventualmente en el sucesor de Moisés se debe a que había invertido en su relación con Dios. No podemos alcanzar el éxito en nuestras vidas mientras estemos alejados de Jehová. Cuando comprendamos que sólo tomamos de su mano nuestros sueños y metas pueden realizarse, entonces comenzaremos a ser victoriosos.


  1. Confía en Dios y no en el hombre:

“Envía tú hombres que reconozcan la tierra de Canaán, la cual yo doy a los hijos de Israel; de cada tribu de sus padres enviaréis un varón, cada uno príncipe entre ellos.” – Números 13:1

Cuando Jehová le manda a Moisés que envíe a los espías, Él le dice desde el principio que ÉL MISMO les daría la tierra. Jehová estaba enviando a esos hombres para que pudieran crear una estrategia, pero la batalla la pelearía él. Sin embargo los espías no entienden eso y cuando vuelven de su misión 10 de ellos infunden miedo al pueblo. Sólo Josué y Caleb confían en el Señor y en la promesa que Él les había dado. Ellos comprenden que no es el pueblo el que acabará con los gigantes de la tierra, si no Dios mismo.

“ Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis.” – Números 14:8-9

Josué tenía su fé y su confianza puesta en el Dios de los cielos. ¿Es nuestra confianza en Dios poderosa también? ¿Seríamos capaces de hacer callar a todo un pueblo para defender esa confianza?


  1. Tiene una fe activa:

En el punto anterior se puede observar como su fe en Dios no era pasiva, si no al contrario, era una fe que lo hacía actuar.

Al inicio de su liderazgo Dios le trae palabra a su vida que sigue repitiéndole a lo largo de la misma.

“Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.” – Josué 1:6

Y Josué así lo hace, casi inmediatamente avanza con su primera conquista. Él no se sienta a esperar, él sabe que Dios va con él y que con su bendición puede actuar.

La fe no se trata de ser pasivos, si no de actuar.  ¿De qué nos sirve la fe si nos quedamos sentados?

Dios quería que Israel tomara la tierra y eso es lo que hacen. ¿Qué cosas debes tomar en tu vida?  La fe se trata de hacer cosas confiados en que Dios nos acompaña, seguros de su dirección.


  1. Es fiel:

Josué demuestra con su discurso final su fidelidad y amor a Dios. Habían pasado muchos años desde que había comenzado su servicio con Moisés y desde que la Biblia nos narra que estaba en el tabernáculo y a pesar de su vejez él sigue siendo fiel a Jehová.

“Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.” – Josué 24:15

¡Que hermosas palabras! Que nuestros años nos añadan fe y convicción, no al revés. Muchos de los reyes israelitas comenzaban su reinado sirviendo a Dios y luego lo dejaban. ¿Cuántas personas no conocemos así? Seamos retados por la fe y fidelidad de Josué. Busquemos a Dios constantemente y Él nos ayudará a desarrollar estas y más cualidades.

Si quieres saber más sobre el liderazgo de Josué da click aquí.

 

Las cualidades de Josué, sucesor de Moisés

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply