Devocionales DOMINGO DEVOCIONAL

Jehová contra los dioses egipcios

Las 10 plagas

Las 10 plagas del Éxodo, no se limitaron a ser obras milagrosas, si no que tienen un fuerte trasfondo espiritual.

Luego de la muerte de José la familia de Israel se multiplicó.

“Y los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, y fueron aumentados y fortalecidos en extremo. Y se llenó de ellos la tierra. Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José; y dijo a su pueblo: He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros. Ahora, pues, seamos sabios para con él, para que no se multiplique, y acontezca que viniendo guerra, él también se una a nuestros enemigos y pelee contra nosotros, y se vaya de la tierra. Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas; y edificaron para Faraón las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramesés. Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel. Y los egipcios hicieron servir a los hijos de Israel con dureza, y amargaron su vida con dura servidumbre, en hacer barro y ladrillo, y en toda labor del campo y en todo su servicio, al cual los obligaban con rigor.” – Éxodo 1:7-14

Los Israelitas habían entrado triunfantes a Egipto, a un tierra llena de promesas en medio de una devastación mundial. Sin embargo, cuando los egipcios olvidaron las grandes obras que Dios había hecho a través de José, esclavizaron a su familia.

Moisés había crecido en la corte de faraón. Se había salvado de la matanza gracias a la mano de Dios. Después de huir al desierto Jehová lo llama de regreso a Egipto.

Los israelitas llevaban 400 años en Egipto cuando Dios los libera, sin embargo, Jehová no se había olvidado de ellos. Por el contrario, regresa por ellos para llevarlos a la tierra que les había prometido.

Moisés entra de manera pacífica frente a Faraón, solicitando un permiso para ir a adorar a Dios al desierto. Pero Faraón se niega y aumenta la carga de trabajo de los israelitas.

“Y yo endureceré el corazón de Faraón, y multiplicaré en la tierra de Egipto mis señales y mis maravillas. Y Faraón no os oirá; mas yo pondré mi mano sobre Egipto, y sacaré a mis ejércitos, mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, con grandes juicios. Y sabrán los egipcios que yo soy Jehová, cuando extienda mi mano sobre Egipto, y saque a los hijos de Israel de en medio de ellos” – Éxodo 7:3-5

Jehová endurece el corazón de Faraón para poder multiplicar sus obras milagrosas sobre Egipto, y sobretodo, para humillar a los “dioses” de los egipcios y probar que sólo hay un Dios. YAWEH.

“ Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová.” – Éxodo 12:12

El propósito de las plagas era mostrar la superioridad de Dios sobre los ídolos paganos. Mostrarle no sólo a su pueblo, si no a todas las naciones, que ÉL era Jehová.

Hubo 10 plagas:

  1. Sangre :

    “Así ha dicho Jehová: En esto conocerás que yo soy Jehová: he aquí, yo golpearé con la vara que tengo en mi mano el agua que está en el río, y se convertirá en sangre. Y los peces que hay en el río morirán, y hederá el río, y los egipcios tendrán asco de beber el agua del río” – Éxodo 7:17-18

    El río Nilo era la fuente de fertilidad y riqueza de los egipcios. El dios Hep, era el responsable de las inundaciones del Nilo. Lo veneraban como “Padre de los dioses”. Así mismo existía Khnum quien custodiaba las fuentes del Nilo y Sobek el dios cocodrilo, que había creado el Nilo. Convertir el agua en sangre mandaba un fuerte mensaje de parte de Dios. Él desechaba el espacio que era sagrado para los egipcios y lo llenaba de inmundicia. Convertía su fuente de vida en fuente de muerte.

  1. Ranas :

    “Y el río criará ranas, las cuales subirán y entrarán en tu casa, en la cámara donde duermes, y sobre tu cama, y en las casas de tus siervos, en tu pueblo, en tus hornos y en tus artesas. Y las ranas subirán sobre ti, sobre tu pueblo, y sobre todos tus siervos.” – Éxodo 8: 3-4

    La diosa Heket era representada como una rana o una mujer con cabeza de rana. Símbolo de vida y fertilidad. Faraón le pide a Moisés que ore para que las ranas desaparezcan, después de clamar a Dios, las ranas mueren y hacen que la tierra se apeste. Un fuerte golpe para la diosa rana.

  2. Piojos :

    ” Y ellos lo hicieron así; y Aarón extendió su mano con su vara, y golpeó el polvo de la tierra, el cual se volvió piojos, así en los hombres como en las bestias; todo el polvo de la tierra se volvió piojos en todo el país de Egipto. Y los hechiceros hicieron así también, para sacar piojos con sus encantamientos; pero no pudieron. Y hubo piojos tanto en los hombres como en las bestias” – Éxodo 8:17-18

    A través de esta plaga, Jehová humilla a los magos de Faraón, que son incapaces de replicar el milagro.

  3. Moscas :

    Porque si no dejas ir a mi pueblo, he aquí yo enviaré sobre ti, sobre tus siervos, sobre tu pueblo y sobre tus casas toda clase de moscas; y las casas de los egipcios se llenarán de toda clase de moscas, y asimismo la tierra donde ellos estén. Y aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella, a fin de que sepas que yo soy Jehová en medio de la tierra. ” – Éxodo 8:21-22

    En esta plaga ya no son Moisés y Aaron quienes ejecutan, si no Dios mismo manda la plaga de moscas. Además, Jehová impide que estas ataquen a su pueblo. Las moscas de las que habla el pasaje dañaban tanto a los animales como a los humanos, lo cual nos habla más de una garrapata. Parásito que residía en los perros. Un ataque al dios de la muerte, Anubis. Un perro negro o un hombre con cabeza de perro.

  4. Muerte del ganado:

    “He aquí la mano de Jehová estará sobre tus ganados que están en el campo, caballos, asnos, camellos, vacas y ovejas, con plaga gravísima […] Al día siguiente Jehová hizo aquello, y murió todo el ganado de Egipto; mas del ganado de los hijos de Israel no murió uno.” – Éxodo 9:3;6

    Hathor era la diosa vaca. Representaba la vaca que había alumbrado al mundo y todo lo que en él hay contenido. Apis era la personificación viviente del dios creador Ptah y estaba representado por un toro, adorado por los faraones.  Al acabar con todo tipo de ganado, Jehová estaba acabando con el poderío de los dioses representados por esos animales.

  5. Úlceras :

    “Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Tomad puñados de ceniza de un horno, y la esparcirá Moisés hacia el cielo delante de Faraón; y vendrá a ser polvo sobre toda la tierra de Egipto, y producirá sarpullido con úlceras en los hombres y en las bestias, por todo el país de Egipto” – Éxodo 9:8-9

    Este acto referenciaba un ritual egipcio. Se sacrificaban hombres, quemándolos vivos. Sus cenizas eran esparcidas en el aire, con la creencia de que llevaban bendición con ellas. Con estos sacrificios se buscaba prevenir plagas, cosa que Jehová prueba como inútil.

  1. Granizo :

    “He aquí que mañana a estas horas yo haré llover granizo muy pesado, cual nunca hubo en Egipto, desde el día que se fundó hasta ahora” – Éxodo 9:18

    A través de esta plaga, Jehová les muestra a los egipcios que Él es señor, tanto el cielo como la tierra. El granizo no era común en la tierra de Egipto, por lo que probablemente fue un espectáculo abrumador y terrible para ellos.

  1. Langostas :

    Y si aún rehúsas dejarlo ir, he aquí que mañana yo traeré sobre tu territorio la langosta, la cual cubrirá la faz de la tierra, de modo que no pueda verse la tierra; y ella comerá lo que escapó, lo que os quedó del granizo; comerá asimismo todo árbol que os fructifica en el campo. Y llenará tus casas, y las casas de todos tus siervos, y las casas de todos los egipcios, cual nunca vieron tus padres ni tus abuelos, desde que ellos fueron sobre la tierra hasta hoy. Y se volvió y salió de delante de Faraón” – Éxodo 10:4-6

    Esta plaga iba contra la diosa Renenutet y el dios Neper. La primera diosa de la cosecha y el segundo dios del grano.  Fue un ultimo golpe a la economía egipcia, pues las lagonstas acabaron con lo que quedaba de los cultivos.

  1. Oscuridad :

    Jehová dijo a Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo, para que haya tinieblas sobre la tierra de Egipto, tanto que cualquiera las palpe. Y extendió Moisés su mano hacia el cielo, y hubo densas tinieblas sobre toda la tierra de Egipto, por tres días”- Éxodo 10:21-22

    Con esta plaga Dios demostró su poder sobre la luz y el sol. Ridiculizaba el “poder” del dios Ra. Los egipcios adoraban al sol (Ra) y con esta plaga Dios se muestra superior. Este pasaje nos habla no sólo de oscuridad, si no de unas tinieblas palpables. Muy seguramente fue un tiempo de temor y terror en la nación.

  1. Muerte de los primogenitos:

    Dijo, pues, Moisés: Jehová ha dicho así: A la medianoche yo saldré por en medio de Egipto, y morirá todo primogénito en tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está tras el molino, y todo primogénito de las bestias. Y habrá gran clamor por toda la tierra de Egipto, cual nunca hubo, ni jamás habrá.” – Éxodo 11:4-6

    A través de esta plaga Jehova ataca a TODOS los dioses egipcios. La muerte de los primogénitos representa un castigo justo, pues Faraón había mandado matar a los niños hebreos.

    Jehová le demuestra a toda una nación que su poder es más grande que el de cualquier otro dios. Él se corona como el ÚNICO Dios. Cuando los problemas vengan a nuestra vida, recordemos que de nuestro lado tenemos a un poderoso gigante. Un Dios más fuerte y poderoso que cualquiera.

Si quieres seguir meditando en lo que Dios hizo en la vida de los israelitas da click aquí.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply