Browsing Category

Doctrina cristiana

Devocionales Doctrina cristiana DOMINGO DEVOCIONAL

¿Qué es ser santo?

La santidad acaba con las costumbres pecaminosas, nos libera del poder de la carne y desarrolla en nosotros frutos. Pero ¿Qué significa ser santo?

En la Biblia somos llamados en muchas ocasiones a ser santos. En el post de  la semana pasada comenzamos a indagar en este tema.

¿Qué significa ser santo?

La palabra santo viene del griego hagios, que significa: consagrado, apartado, separado de.

Ser santo es separarnos del pecado, apartarnos de lo impuro.

Ser santo es estar limpio de toda contaminación de carne y espíritu (2 Corintios 7:1)

¿Quiénes son santos?

En la Biblia se utiliza la palabra santos muy seguido, sobre todo en el Nuevo Testamento.

 Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén;” – Hechos 9:13

 Aconteció que Pedro, visitando a todos, vino también a los santos que habitaban en Lida.” – Hechos 9:32

“[…] lo cual también hice en Jerusalén. Yo encerré en cárceles a muchos de los santos, habiendo recibido poderes de los principales sacerdotes; y cuando los mataron, yo di mi voto.” – Hechos 26:10

Los santos, son todos aquellos que han recibido a Cristo en su corazón y que se han apartado del pecado. Personas, que se han apartado del mundo para servir al Señor.

“Saludad a todos los santos en Cristo Jesús. Los hermanos que están conmigo os saludan.” – Filipenses 4:21

 a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro:” – 1 Corintios 1:2

Bíblicamente, los santos son personas que se han arrepentido de sus pecados y han recibido a Jesus en sus corazones, personas que viven conforme a la enseñanza de Dios y que cada día toman la decisión de apartarse de lo malo.

Es decir, los seguidores de Cristo somos santos.

¿Por qué debemos ser santos?

“pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; […]” – 1 Tesalonicenses 4:3a

El anhelo de Dios para nosotros es que nos apartemos del mal y de la impureza del mundo.

Hemos sido llamados para ello.

 Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos.” – Levítico 20:26

La santidad no es únicamente el deseo de Dios para nosotros, también es su mandato.

Nuestra santidad es testimonio para el mundo de que somos hijos de Dios y coherederos juntamente con Cristo.

Dios es Santo y como hijos suyos debemos serlo también. Él no soporta el pecado, y nosotros tampoco debemos de hacerlo. Nuestra búsqueda de la santidad es una manera de cultivar nuestra relación con Dios.

“La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús.” – Filipenses 2:5

La meta como cristianos es desarrollar en nosotros el carácter de Cristo.

“Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; asidos de la palabra de vida […]” – Filipenses 2:14-16a

Nuestro testimonio da fe sobre nuestra relación con Dios. Es lo que nos diferencia del resto del mundo. La santidad de nuestras almas, es lo que nos hará resplandecer en medio de un mundo perverso.

¿Cómo podemos ser santos?

El primer paso para alcanzar la santidad es ser salvos. Antes del momento de nuestra salvación nuestras almas están marcadas por la mancha del pecado.

Una vez que nos hemos arrepentido por nuestros pecados, y que hemos creído en nuestros corazones que Jesús es el Hijo de Dios. Entonces comienza el proceso de santificación.

“¿Con qué limpiará el joven su camino?

Con guardar tu palabra.” – Salmo 119:9

Hemos dicho que la santidad es apartarse de aquello que no agrada a Dios, pero ¿cómo sabremos qué es lo que no agrada a Dios?

Sólo a través de escudriñar su palabra.

Cuando leemos la Biblia constantemente aprendemos y conocemos más de Dios.Gracias a la lectura conocemos aquellas cosas que Él aborrece y que Él ha llamado impuras. Cosas de las que debemos mantenernos alejados.

La salvación nos hace nuevos hombres otorgándonos una nueva vida en Dios. Nuestra naturaleza pecaminosa muere y somos libres del poder de Satanás.

La santidad acaba con las costumbres pecaminosas, nos libera del poder de la carne y desarrolla en nosotros frutos espirituales.

¿Qué no es la santidad?

  1. No significar que somos perfectos: Dios sigue perfeccionando la obra en nosotros, pero nunca alcanzaremos la perfección, eso es algo reservado para Dios mismo.
  2. No significa que jamás volveremos a ser tentados: Jesús mismo fue tentado, no hay nada malo en que el enemigo quiera tentarnos. La tentación por si sola no es pecado, lo que es pecado es caer en ella.
  3. Y mucho menos significa que no volveremos a pecar: Somos imperfectos, pecaremos muchas veces en nuestra vida. La diferencia es que con Cristo, ya no vivimos vidas pecadoras. Ahora, cuando pecamos, nuestro corazón se arrepiente y busca alejarse de esas actitudes.

Guarda este post para más tarde:

La santidad acaba con las costumbres pecaminosas, nos libera del poder de la carne y desarrolla en nosotros frutos. Pero ¿Qué significa ser santo?

La santidad acaba con las costumbres pecaminosas, nos libera del poder de la carne y desarrolla en nosotros frutos. Pero ¿Qué significa ser santo?