Browsing Category

Devocionales

Devocionales DOMINGO DEVOCIONAL

El poder de la voz de Dios

El poder de la voz de Dios

Este domingo en mi iglesia compartimos un versículo que nos gusta y por qué nos gusta, así que decidí hacer lo mismo aquí.

Algo en lo que me encanta pensar y meditar es en la creación de la Tierra. Cuando pienso en como Dios con solamente mandarlo creo todo lo que hay, no puedo si no alabarlo. Alabarlo porque es hermoso, porque no hay otro como Él. Me sorprende cada vez que lo pienso, lo increíble que es esto. Lo poderosa que es su voz. Y de ahí que disfrute tanto de estos versículos:

Su poder

“¡Te has revestido de luz, como de una vestidura!

¡Extiendes los cielos como una cortina!

¡Dispones tus mansiones sobre las aguas!

¡Las nubes son tu lujoso carruaje,

y te transportas sobre las alas del viento!

¡Los vientos son tus mensajeros!

¡Las llamas de fuego están a tu servicio!

Tú afirmaste la tierra sobre sus cimientos,

y de allí nada los moverá.

¡Con las aguas del abismo la cubriste!

Las aguas se detuvieron sobre los montes,

pero las reprendiste, y huyeron;

al escuchar tu voz, bajaron presurosas.

Subieron a los montes, bajaron por los valles,

al sitio que les habías destinado.

Les pusiste un límite, que no debían cruzar,

para que no volvieran a cubrir la tierra.

Tú llenas las fuentes con los arroyos

que corren ligeros entre los montes;

allí apagan su sed los animales salvajes;

allí los asnos monteses mitigan su sed.

En sus riberas anidan las aves del cielo,

y entre las ramas se escuchan sus trinos.

Desde las alturas riegas los montes,

y la tierra se sacia con el fruto de tus obras.

Haces crecer la hierba para los ganados,

y las plantas que el hombre cultiva

para sacar de la tierra el pan que come

y el vino que le alegra el corazón,

el aceite que da brillo a su rostro,

y el pan que sustenta su vida.

Se llenan de savia los árboles del Señor,

los cedros del Líbano que él mismo plantó.

En sus ramas anidan las aves;

en las hayas hacen su nido las cigüeñas;

en las altas montañas retozan las cabras monteses;

en las peñas se resguardan los damanes.

Tú hiciste la luna para medir los tiempos;

el sol sabe cuándo debe ocultarse.

Dejas caer las sombras, y anochece;

y entonces corretean los animales salvajes.

Rugen los leones que van tras su presa,

y reclaman la comida que Dios les provee.

Cuando sale el sol, corren a sus cuevas

y satisfechos se tienden a descansar.

Sale entonces el hombre a sus labores,

y trabaja hasta que cae la noche.

¡Tus obras, Señor, son innumerables!

¡Todas las hiciste con gran sabiduría!

¡La tierra está llena de tus criaturas!

¡Vean el vasto mar! ¡Contemplen su grandeza!

En él se mueven incontables seres vivos,

lo mismo grandes que pequeños.” – Salmo 104:2-25

Cuando leo esto, en verdad se me pone la piel chinita. No tengo palabras para expresar el gozo que me inunda. Pensar en un Dios que tiene bajo su control todo, que cuida cada detalle. Me hace recordar que Él conoce hasta el número de los cabellos que hay en mi cabeza. Saber que tengo un Dios así de grande me hace reconocer en humildad lo pequeña que soy. Me recuerda que soy parte de una pintura más grande y que todo se encuentra bajo la voluntad de Dios.

 

Su voz

Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos; y todo el ejército de ellos, por el aliento de su boca.

Él junta como montón las aguas del mar; él pone en depósitos los abismos.” – Salmo 33:6-7

 

“Voz de Jehová sobre las aguas;

Truena el Dios de gloria,

Jehová sobre las muchas aguas.

Voz de Jehová con potencia;

Voz de Jehová con gloria.

Voz de Jehová que quebranta los cedros;

Quebrantó Jehová los cedros del Líbano.

Los hizo saltar como becerros;

Al Líbano y al Sirión como hijos de búfalos.

Voz de Jehová que derrama llamas de fuego;

Voz de Jehová que hace temblar el desierto;

Hace temblar Jehová el desierto de Cades.

Voz de Jehová que desgaja las encinas,

Y desnuda los bosques;

En su templo todo proclama su gloria.” – Salmo 29:3-9

La voz de Jehová es suficiente para hacer temblar la tierra desde sus cimientos ¿Cómo no nos haría temblar a nosotros? ¿cómo podemos entrar a la presencia de un Dios tan grande? Es sólo por su gracia.

Hermanos, espero que este día podamos alabar juntos la grandeza de nuestro Padre celestial y que nos dejemos asombrar por su poder. Sigamos maravillándonos de nuestro Dios. Que cada día que pase siga siendo una aventura meditar en su persona y su palabra.

 

Para leer el devocional de la semana pasada click aquí

Devocionales DOMINGO DEVOCIONAL

Las cualidades de Josué, el sucesor de Moisés

Las cualidades de Josué, sucesor de Moisés

Cuando veo la vida de Josué en el Antiguo Testamento, me sorprende gratamente ver como pasa gran parte de su tiempo bíblico sirviendo a Moisés y a Dios.

Josué fue uno de los 12 espías que Moisés envía a la tierra prometida. Junto con Caleb, fue el único que quería conquistarla a pesar de los hombres que la habitaban. Y con esto casi son apedreados.  Su vida refleja muchas actitudes que como cristianos debemos desear desarrollar.


  1. Sirve a su autoridad en todo tiempo: 

Josué respetaba la figura de líder que Moisés representaba. Dios nos manda a nosotros también a respetar a nuestros líderes.

“Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.” – Romanos 13:1-2

Cuando Moisés sube al monte Sinaí por 40 días y 40 noches, el pueblo lo cree muerto y se revela contra Dios. Un hombre ambicioso pudo haber aprovechado la oportunidad para auto proclamarse el nuevo líder de Israel, pero Josué espera a Moisés y desciende junto con él.

Josué sabía que Dios es quien tiene la capacidad de nombrar y poner autoridades. Así que él sirve a su autoridad y espera pacientemente por su tiempo.

Es un ejemplo del siervo fiel en lo poco al que se le dará mucho.


  1. Pasa gran parte de su tiempo con Dios: 

“Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo.” – Éxodo 33:11

Que impresionante que se diga que nunca se apartaba del tabernáculo. Evidentemente en algún momento tenía que salir de ahí, pero lo que nos quiere dar a entender este versículo es que Josué pasaba gran parte de su tiempo con Dios. ¿La gente puede decir eso de nosotros? ¿Realmente invertimos la mayor cantidad de tiempo posible en nuestra relación con Dios?

El hecho de que Josué se convierta eventualmente en el sucesor de Moisés se debe a que había invertido en su relación con Dios. No podemos alcanzar el éxito en nuestras vidas mientras estemos alejados de Jehová. Cuando comprendamos que sólo tomamos de su mano nuestros sueños y metas pueden realizarse, entonces comenzaremos a ser victoriosos.


  1. Confía en Dios y no en el hombre:

“Envía tú hombres que reconozcan la tierra de Canaán, la cual yo doy a los hijos de Israel; de cada tribu de sus padres enviaréis un varón, cada uno príncipe entre ellos.” – Números 13:1

Cuando Jehová le manda a Moisés que envíe a los espías, Él le dice desde el principio que ÉL MISMO les daría la tierra. Jehová estaba enviando a esos hombres para que pudieran crear una estrategia, pero la batalla la pelearía él. Sin embargo los espías no entienden eso y cuando vuelven de su misión 10 de ellos infunden miedo al pueblo. Sólo Josué y Caleb confían en el Señor y en la promesa que Él les había dado. Ellos comprenden que no es el pueblo el que acabará con los gigantes de la tierra, si no Dios mismo.

“ Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis.” – Números 14:8-9

Josué tenía su fé y su confianza puesta en el Dios de los cielos. ¿Es nuestra confianza en Dios poderosa también? ¿Seríamos capaces de hacer callar a todo un pueblo para defender esa confianza?


  1. Tiene una fe activa:

En el punto anterior se puede observar como su fe en Dios no era pasiva, si no al contrario, era una fe que lo hacía actuar.

Al inicio de su liderazgo Dios le trae palabra a su vida que sigue repitiéndole a lo largo de la misma.

“Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.” – Josué 1:6

Y Josué así lo hace, casi inmediatamente avanza con su primera conquista. Él no se sienta a esperar, él sabe que Dios va con él y que con su bendición puede actuar.

La fe no se trata de ser pasivos, si no de actuar.  ¿De qué nos sirve la fe si nos quedamos sentados?

Dios quería que Israel tomara la tierra y eso es lo que hacen. ¿Qué cosas debes tomar en tu vida?  La fe se trata de hacer cosas confiados en que Dios nos acompaña, seguros de su dirección.


  1. Es fiel:

Josué demuestra con su discurso final su fidelidad y amor a Dios. Habían pasado muchos años desde que había comenzado su servicio con Moisés y desde que la Biblia nos narra que estaba en el tabernáculo y a pesar de su vejez él sigue siendo fiel a Jehová.

“Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.” – Josué 24:15

¡Que hermosas palabras! Que nuestros años nos añadan fe y convicción, no al revés. Muchos de los reyes israelitas comenzaban su reinado sirviendo a Dios y luego lo dejaban. ¿Cuántas personas no conocemos así? Seamos retados por la fe y fidelidad de Josué. Busquemos a Dios constantemente y Él nos ayudará a desarrollar estas y más cualidades.

Si quieres saber más sobre el liderazgo de Josué da click aquí.

 

Las cualidades de Josué, sucesor de Moisés

Devocionales DOMINGO DEVOCIONAL

Jehová contra los dioses egipcios

Las 10 plagas

Las 10 plagas del Éxodo, no se limitaron a ser obras milagrosas, si no que tienen un fuerte trasfondo espiritual.

Luego de la muerte de José la familia de Israel se multiplicó.

“Y los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, y fueron aumentados y fortalecidos en extremo. Y se llenó de ellos la tierra. Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José; y dijo a su pueblo: He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros. Ahora, pues, seamos sabios para con él, para que no se multiplique, y acontezca que viniendo guerra, él también se una a nuestros enemigos y pelee contra nosotros, y se vaya de la tierra. Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas; y edificaron para Faraón las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramesés. Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel. Y los egipcios hicieron servir a los hijos de Israel con dureza, y amargaron su vida con dura servidumbre, en hacer barro y ladrillo, y en toda labor del campo y en todo su servicio, al cual los obligaban con rigor.” – Éxodo 1:7-14

Los Israelitas habían entrado triunfantes a Egipto, a un tierra llena de promesas en medio de una devastación mundial. Sin embargo, cuando los egipcios olvidaron las grandes obras que Dios había hecho a través de José, esclavizaron a su familia.

Moisés había crecido en la corte de faraón. Se había salvado de la matanza gracias a la mano de Dios. Después de huir al desierto Jehová lo llama de regreso a Egipto.

Los israelitas llevaban 400 años en Egipto cuando Dios los libera, sin embargo, Jehová no se había olvidado de ellos. Por el contrario, regresa por ellos para llevarlos a la tierra que les había prometido.

Moisés entra de manera pacífica frente a Faraón, solicitando un permiso para ir a adorar a Dios al desierto. Pero Faraón se niega y aumenta la carga de trabajo de los israelitas.

“Y yo endureceré el corazón de Faraón, y multiplicaré en la tierra de Egipto mis señales y mis maravillas. Y Faraón no os oirá; mas yo pondré mi mano sobre Egipto, y sacaré a mis ejércitos, mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, con grandes juicios. Y sabrán los egipcios que yo soy Jehová, cuando extienda mi mano sobre Egipto, y saque a los hijos de Israel de en medio de ellos” – Éxodo 7:3-5

Jehová endurece el corazón de Faraón para poder multiplicar sus obras milagrosas sobre Egipto, y sobretodo, para humillar a los “dioses” de los egipcios y probar que sólo hay un Dios. YAWEH.

“ Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová.” – Éxodo 12:12

El propósito de las plagas era mostrar la superioridad de Dios sobre los ídolos paganos. Mostrarle no sólo a su pueblo, si no a todas las naciones, que ÉL era Jehová.

Hubo 10 plagas:

  1. Sangre :

    “Así ha dicho Jehová: En esto conocerás que yo soy Jehová: he aquí, yo golpearé con la vara que tengo en mi mano el agua que está en el río, y se convertirá en sangre. Y los peces que hay en el río morirán, y hederá el río, y los egipcios tendrán asco de beber el agua del río” – Éxodo 7:17-18

    El río Nilo era la fuente de fertilidad y riqueza de los egipcios. El dios Hep, era el responsable de las inundaciones del Nilo. Lo veneraban como “Padre de los dioses”. Así mismo existía Khnum quien custodiaba las fuentes del Nilo y Sobek el dios cocodrilo, que había creado el Nilo. Convertir el agua en sangre mandaba un fuerte mensaje de parte de Dios. Él desechaba el espacio que era sagrado para los egipcios y lo llenaba de inmundicia. Convertía su fuente de vida en fuente de muerte.

  1. Ranas :

    “Y el río criará ranas, las cuales subirán y entrarán en tu casa, en la cámara donde duermes, y sobre tu cama, y en las casas de tus siervos, en tu pueblo, en tus hornos y en tus artesas. Y las ranas subirán sobre ti, sobre tu pueblo, y sobre todos tus siervos.” – Éxodo 8: 3-4

    La diosa Heket era representada como una rana o una mujer con cabeza de rana. Símbolo de vida y fertilidad. Faraón le pide a Moisés que ore para que las ranas desaparezcan, después de clamar a Dios, las ranas mueren y hacen que la tierra se apeste. Un fuerte golpe para la diosa rana.

  2. Piojos :

    ” Y ellos lo hicieron así; y Aarón extendió su mano con su vara, y golpeó el polvo de la tierra, el cual se volvió piojos, así en los hombres como en las bestias; todo el polvo de la tierra se volvió piojos en todo el país de Egipto. Y los hechiceros hicieron así también, para sacar piojos con sus encantamientos; pero no pudieron. Y hubo piojos tanto en los hombres como en las bestias” – Éxodo 8:17-18

    A través de esta plaga, Jehová humilla a los magos de Faraón, que son incapaces de replicar el milagro.

  3. Moscas :

    Porque si no dejas ir a mi pueblo, he aquí yo enviaré sobre ti, sobre tus siervos, sobre tu pueblo y sobre tus casas toda clase de moscas; y las casas de los egipcios se llenarán de toda clase de moscas, y asimismo la tierra donde ellos estén. Y aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella, a fin de que sepas que yo soy Jehová en medio de la tierra. ” – Éxodo 8:21-22

    En esta plaga ya no son Moisés y Aaron quienes ejecutan, si no Dios mismo manda la plaga de moscas. Además, Jehová impide que estas ataquen a su pueblo. Las moscas de las que habla el pasaje dañaban tanto a los animales como a los humanos, lo cual nos habla más de una garrapata. Parásito que residía en los perros. Un ataque al dios de la muerte, Anubis. Un perro negro o un hombre con cabeza de perro.

  4. Muerte del ganado:

    “He aquí la mano de Jehová estará sobre tus ganados que están en el campo, caballos, asnos, camellos, vacas y ovejas, con plaga gravísima […] Al día siguiente Jehová hizo aquello, y murió todo el ganado de Egipto; mas del ganado de los hijos de Israel no murió uno.” – Éxodo 9:3;6

    Hathor era la diosa vaca. Representaba la vaca que había alumbrado al mundo y todo lo que en él hay contenido. Apis era la personificación viviente del dios creador Ptah y estaba representado por un toro, adorado por los faraones.  Al acabar con todo tipo de ganado, Jehová estaba acabando con el poderío de los dioses representados por esos animales.

  5. Úlceras :

    “Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Tomad puñados de ceniza de un horno, y la esparcirá Moisés hacia el cielo delante de Faraón; y vendrá a ser polvo sobre toda la tierra de Egipto, y producirá sarpullido con úlceras en los hombres y en las bestias, por todo el país de Egipto” – Éxodo 9:8-9

    Este acto referenciaba un ritual egipcio. Se sacrificaban hombres, quemándolos vivos. Sus cenizas eran esparcidas en el aire, con la creencia de que llevaban bendición con ellas. Con estos sacrificios se buscaba prevenir plagas, cosa que Jehová prueba como inútil.

  1. Granizo :

    “He aquí que mañana a estas horas yo haré llover granizo muy pesado, cual nunca hubo en Egipto, desde el día que se fundó hasta ahora” – Éxodo 9:18

    A través de esta plaga, Jehová les muestra a los egipcios que Él es señor, tanto el cielo como la tierra. El granizo no era común en la tierra de Egipto, por lo que probablemente fue un espectáculo abrumador y terrible para ellos.

  1. Langostas :

    Y si aún rehúsas dejarlo ir, he aquí que mañana yo traeré sobre tu territorio la langosta, la cual cubrirá la faz de la tierra, de modo que no pueda verse la tierra; y ella comerá lo que escapó, lo que os quedó del granizo; comerá asimismo todo árbol que os fructifica en el campo. Y llenará tus casas, y las casas de todos tus siervos, y las casas de todos los egipcios, cual nunca vieron tus padres ni tus abuelos, desde que ellos fueron sobre la tierra hasta hoy. Y se volvió y salió de delante de Faraón” – Éxodo 10:4-6

    Esta plaga iba contra la diosa Renenutet y el dios Neper. La primera diosa de la cosecha y el segundo dios del grano.  Fue un ultimo golpe a la economía egipcia, pues las lagonstas acabaron con lo que quedaba de los cultivos.

  1. Oscuridad :

    Jehová dijo a Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo, para que haya tinieblas sobre la tierra de Egipto, tanto que cualquiera las palpe. Y extendió Moisés su mano hacia el cielo, y hubo densas tinieblas sobre toda la tierra de Egipto, por tres días”- Éxodo 10:21-22

    Con esta plaga Dios demostró su poder sobre la luz y el sol. Ridiculizaba el “poder” del dios Ra. Los egipcios adoraban al sol (Ra) y con esta plaga Dios se muestra superior. Este pasaje nos habla no sólo de oscuridad, si no de unas tinieblas palpables. Muy seguramente fue un tiempo de temor y terror en la nación.

  1. Muerte de los primogenitos:

    Dijo, pues, Moisés: Jehová ha dicho así: A la medianoche yo saldré por en medio de Egipto, y morirá todo primogénito en tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está tras el molino, y todo primogénito de las bestias. Y habrá gran clamor por toda la tierra de Egipto, cual nunca hubo, ni jamás habrá.” – Éxodo 11:4-6

    A través de esta plaga Jehova ataca a TODOS los dioses egipcios. La muerte de los primogénitos representa un castigo justo, pues Faraón había mandado matar a los niños hebreos.

    Jehová le demuestra a toda una nación que su poder es más grande que el de cualquier otro dios. Él se corona como el ÚNICO Dios. Cuando los problemas vengan a nuestra vida, recordemos que de nuestro lado tenemos a un poderoso gigante. Un Dios más fuerte y poderoso que cualquiera.

Si quieres seguir meditando en lo que Dios hizo en la vida de los israelitas da click aquí.

Devocionales DOMINGO DEVOCIONAL

Haciendo a Cristo el centro de nuestras vidas

Cristo el centro de nuestra vida

A lo largo de esta semana me estuve preguntando de que escribiría el día de hoy. Constantemente me encontraba recriminándome el no tener nada de que escribir por que no me había dado el tiempo de estar con Dios. En mi vida real, porque un intercambio es como un gran paréntesis en la vida, suelo hacer muchas cosas. Cosas que en ocasiones entran en conflicto con el tiempo que debería dedicarle a Dios. Así que este domingo decidí hacer una pequeña reflexión en esto.

Estar involucrados en actividades que no tienen que ver con Dios no tiene nada de malo. Trabajar, estudiar, tomar clases extras de algo, nada de esto es malo, el problema es cuando dejamos que tomen el tiempo que le pertenece a Dios. Por más actividades que queramos tener debemos siempre recordar que nuestra actividad más importante es tener un tiempo con Dios, es estar en su presencia.

La vida está llena de afanes, y como Marta, muchas veces nos dejamos distraer por ellos. Jesús reconoce la actitud de María, de completa devoción a Él, y la aplaude. María tenía a Jesús como lo más importante en su vida, para ella, Él era lo primero en su lista. Aprendamos, como ella, a valorar nuestros tiempos con Dios, y no sólo a valorarlos si no a tenerlos. Aprendamos a poner a Cristo como lo más importante en nuestra vida. Ciertamente es difícil hacer tiempo para Él cuando tenemos una agenda apretada. Sin embargo debemos aprender a centrar nuestra vida en Dios y a hacer tiempo para lo demás, y no al revés.

Es quizá, algo que como cristianos debemos de comenzar a desarrollar. Vidas que partan de Cristo y no vidas que batallen por acomodarlo dentro de las mismas.

Oro, por que aprendamos a vivir vidas Cristocéntricas. Tomemos la decisión hoy de dejar de intentar encajar a Dios en nuestras vidas. Comencemos a planear actividades alrededor de Él y no al inverso.